Correr en nieve (parte 1/3)

No solo en época de Filomena es útil aprender a correr por nieve o hielo ya que dentro de la práctica del Trail Running, nos puede dar grandes satisfacciones un día en la montaña donde en invierno es normal pisarla.

La Nieve

Para empezar, habrá que explicar que es la nieve y según nos explica Wikipedia es: “el resultado de un fenómeno meteorológico que consiste en la precipitación de pequeños cristales de hielo”.

Con condiciones atmosféricas de frio, se van acumulando en la atmósfera moléculas de agua que una vez que cogen un poco de peso caen y en su caída arrastran otras moléculas gaseosas que van pasando al estado solido directamente y van formando esas famosas estrellas (siempre de 6 puntas) mas o menos grandes según las condiciones de temperatura y humedad.

Los copos se van acumulando en el suelo y van sufriendo una transformación según lo que les suceda a partir de ahí, es decir, si se pisan o incluso solo con la presión atmosférica, se compactan y se va endureciendo y si la temperatura sube, se empieza a derretir y la formación de esas moléculas pierde sus características fractales o geométricas.

Esa variabilidad hace que correr o entrenar por la nieve sea un reto para los que no tengan mucha experiencia y una gran diversión a los que si dispongan de práctica. Pasemos a ver como hay que organizarse para una salida a la nieve.

El Material

Igual que para conducir, lo más importante si el coche arranca, son las ruedas, para la nieve lo más importante serán las zapatillas. Estas deben ser por supuesto de Trail Running, que son mucho más reforzadas y además habrá que buscar aquellas con el taco mas prominente que podamos encontrar.

Si ls condiciones son normales, con la nieve blanda, no debería haber problema solo con unas buenas zapatillas, pero si la nieve empieza a ponerse mas dura o directamente se ha convertido en hielo, un estado solido del agua sin aire entre las moléculas que lo convierte en mucho mas resbaladizo entonces debemos echar mano de algunos accesorios.

Una de las cosas que hay que procurar es que no se nos mojen los pies ya que eso puede convertirse en un problema importante por las bajas temperaturas.

Para ello hay varias opciones, la más evidente es utilizar zapatillas con alguna membrana, la mas conocida es Gore Tex, aunque hay más opciones.

El problema es que la nieve, si tiene la suficiente altura nos puede entrar por arriba de la zapatilla y en ese caso la membrana, por buena que sea, es inútil. Para evitarlo hay que colocarse unos guetres.

Los Guetres o Polainas son unas protecciones que evitan que entren residuos dentro de la zapatilla, digo residuos porque los guetres no solo sirven para la nieve sino que se pueden utilizar a lo largo de todo el año para correr. La diferencia es que los que se utilizan para la nieve, conviene que sean impermeables y quizás algo mas altos.

Una recomendación que me hizo Luis Alonso Marcos, experimentado montañero y gran corredor de Trail es que él recomendaba llevar los guetres por debajo de la malla o el pantalón para evitar que la nieve que pueda resbalar por dicho pantalón se introduzca igualmente dentro de la zapatilla mojando los calcetines.
Hay que tener en cuenta que los guetres impiden la correcta ventilación del pié por lo que es probable que este nos sude mas de lo habitual lo que implica que se mojará algo de todos modos.

La segunda opción para intentar tener ell pié lo más seco posible es utilizar calcetines impermeables, calcetines que están construidos a capas.

Esto hace que podamos correr bastante tranquilos y con zapatillas completamente normales ya que no nos importará que se mojen. Dado el grosor de los calcetines, el pié se mantendrá bastante caliente.

Fundamentalmente hay dos opciones, los Bridgedale y los Sealskinz, ambas marcas inglesas que nos ofrecen soluciones parecidas, aunque los primeros los hemos probado y funcionan y los segundos no. Normalmente están fabricados con una capa interior de lana merina para absorber la humedad del sudor y mejorar el confort, la capa intermedia es una membrana que deja pasar el sudor del pié hacia fuera, pero impide que entre la humedad del agua hacia dentro al tener un poro de inferior tamaño y la capa exterior es un nylon que sirve fundamentalmente de protección de la membrana y aumenta la durabilidad.

El cuanto a la ropa hay poco que decir, y digo esto porque en esta ocasión nos encontraremos con una situación de frio en la que debemos vestirnos con lo que tengamos o usemos habitualmente para dichas temperaturas. Yo recomiendo usar el sistema de capas, pero cada uno es libre de vestirse como quiera.

Lo que si es muy interesante es que el pantalón sea largo ya que si la nieve es medianamente profunda, el pié se nos hundirá y nos podemos hacer heridas con el borde de la nieve al pisar mientras que con un pantalón largo, aunque sea ligero, evitamos esa posibilidad.

Una mochila con un equipo mínimo de abrigo y seguridad, hidratación ya que se suele beber poco mientras que la deshidratación suele ser elevada y algo que considero fundamental en estos días específicos de nieve son las gafas de sol. Si tenemos un buen día después de nevar y sale el sol, el reflejo de la nieve puede resultar dañino para los ojos. Ah, y daros crema.!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable de los datos: Asociación Española de Trail Running | Finalidad: Responder a la solicitud que me envíes y ofrecerte información adicional en futuros artículos | Legitimación: Tu consentimiento de forma expresa | Destinatario: Hostinger mi proveedor de hosting | Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido, para más información, te dejo enlace a mi política de privacidad

Introduce el siguiente código (sistema anti-spam): *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.